EL MAGNIFICAT
12 mayo, 2015
AL ESPÍRITU SANTO
12 mayo, 2015

A MARÍA

¡Oh María, Hija predilecta del Padre, Madre admirable del Hijo, esposa fidelísima del Espíritu Santo! Tú eres mi Madre espiritual mi admirable maestra y soberana, mi gozo, mi corona, mi corazón y mi alma. Tú eres toda mía, por bondad del Señor y yo te pertenezco por justicia. Más, aún no soy tuyo cuanto debo: por ello, hoy me consagro a ti en disponibilidad plena y eterna, comprometiéndome a arrancar de mí cuanto desagrada a mi Dios y a plantar, levantar y producir todo lo que tú quieras. Que la luz de tu fe disipe las tinieblas de mi espíritu, que tu humildad profunda sustituya mi orgullo, que tu contemplación contenga a mi alocada fantasía, que tu visión no interrumpida de Dios llene con su presencia mi memoria; Que el fuego de tu ardiente caridad incendie la tibieza y frialdad de mi pecho; Que mis pecados cedan el paso a tus virtudes y el fulgor de tu gracia me acompañe al encuentro con Dios.

Madre mía amadísima, alcánzame la gracia de no tener más espíritu que el tuyo para conocer a Jesús y su evangelio, más alma que la tuya para alabar y glorificar al Señor, más corazón que el tuyo para amar a Dios como tú lo amas. No te pido visiones, ni revelaciones, ni gustos, ni consuelos aún espirituales.

Para ti el ver claro sin tinieblas ni dudas,
Para ti el saborear el gozo pleno,
Para ti el triunfar junto a tu Hijo,
Para ti el dominar el cielo y la tierra y humillar los poderes del maligno.
Para ti el difundir como tú quieras los dones del Altísimo.

Esta es tu mejor parte que no te será nunca arrebatada y me llena de gozo el corazón.Para mí solamente gozarme en tu alegría, de seguirte en tu camino: Creer confiado solamente en Dios, sufrir con alegría cerca a Cristo, morir al egoísmo cada día, colaborar contigo para salvar al mundo.

Te pido solamente poder decirte tres veces Amén, en todos los momentos de mi vida:
Amén a cuanto hiciste en este mundo,
Amén a cuanto hoy haces en el cielo,
Amén a cuanto ahora haces en mi alma,
Para que en ella Cristo sea glorificado en plenitud, en el tiempo y en la eternidad.